Decreto de Amor de los laicos para nuestros Sacerdotes

Decreto de Amor

    Nosotros, Pueblo de Dios, que peregrina en esta ciudad de Maracaibo, nos sentimos felices de estar guiados y acompañados por nuestros pastores: Mons. Ubaldo Santana y Mons. Oswaldo Azuaje y todos los sacerdotes de la Diócesis de Maracaibo. 

   Ellos son el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas.   Nos acompañan a lo largo de la historia de nuestra vida.  Entrelazan su historia con la nuestra.

    Alabamos al Señor, porque los sacerdotes Nos inician en nuestra misión de sacerdotes, profetas y reyes.  Porque el Amor de Dios perdura para siempre. 

  Los sacerdotes nos dan a conocer el milagro divino de la Eucaristía,  Porque el Amor de Dios perdura para siempre.

Los sacerdotes nos orientan y comprenden nuestras fallas humanas, y nos reconcilian  con Dios. Porque el Amor de Dios perdura para siempre.

Los sacerdotes bendicen la unión familiar y con sus consejos las mantienen unidas y apoyan en la creación de nuevos hijos para el Reino de Dios. Porque el Amor de Dios perdura para siempre.

Los sacerdotes nos fortalecen en nuestras debilidades y enfermedades y nos dan la sanación y el consuelo. Porque el Amor de Dios perdura para siempre. 

Los sacerdotes nos acompañan hasta el final de nuestras vidas, nos abren la puerta al encuentro con Dios. Porque el Amor de Dios perdura para siempre. 

Por todo lo anteriormente expuesto, en donde se ve reflejado, el acompañamiento en un camino transitado a lo largo de nuestra existencia, en momentos buenos y otros no tanto,  hoy, en el día del cierre del Año Sacerdotal nosotros, los laicos, queremos manifestar apoyo incondicional, y nuestro agradecimiento a todos ellos, hombres de Dios, a quienes admiramos, los respetamos y estamos dispuestos a seguirlos y respaldarlos en todas las situaciones que atraviesen en su jornada y su vida ministerial. 

Porque el Amor de Dios, perdura para siempre, les pedimos que continuemos caminando juntos con nuestros pastores y sacerdotes,  encomendándolos en nuestras oraciones y siendo solidarios con todas sus  necesidades, para que el Amor de Dios, en nosotros, perdure para siempre. 

Acerca de secatmaracaibo

Arquidiócesis de Maracaibo
Esta entrada fue publicada en Arquidiocesana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s