Carta de la CEV por el mes de la catequesis y la Biblia

 

EN LA SEMANA NACIONAL DE LA CATEQUESIS

MENSAJE DE LA COMISIÓN EPISCOPAL DE PASTORAL BIBLICA Y CATEQUESIS

 

Queridos Catequistas,

 

                             En nombre de la Comisión Episcopal de Pastoral Bíblica y Catequesis les hago llegar con motivo de la SEMANA NACIONAL DE LA CATEQUESIS un cordial saludo y la más amplia felicitación por la fidelidad a su vocación y misión en la Iglesia.

                             Ser catequista es una vocación específica. En efecto, el catequista recibe un carisma particular que le otorga el Espíritu y la Iglesia reconoce y confirma con el envío misionero.

                             La catequesis pertenece al ministerio de la Palabra o ministerio profético. El catequista responde a Dios con su vida, como el profeta: “Aquí estoy, envíame” (Is 6,8).

                             La Semana de la Catequesis tiene por objetivo no sólo llamar la atención  de los fieles sobre la necesidad de la formación catequística para llegar a la madurez cristiana sino también hacer hincapié en la necesidad que tiene cada catequista de descubrir, valorar y cultivar su propia vocación. El Magisterio de la Iglesia, en sus diversos niveles, manifiesta grandísimo aprecio por la vocación e insustituible ministerio de los catequistas. “Ser catequista – afirma el CPV – no se confunde con ningún otro ministerio. Sólo en la medida en que el catequista descubra la especificidad de su vocación y servicio y viva el sentido de pertenencia a la Iglesia, asumirá su misión con propiedad y se preocupará por cultivarla” (Doc. La Catequesis, 87). “El catequista es un compañero de camino en el proceso de maduración en la fe de los catequizandos, por lo tanto es el primero en ser llamado a crecer en su fe, para ser verdadero testimonio y, en su labor, poder partir de su experiencia…”(Ibidem No. 91).

                             A su vez los Obispos Latinoamericanos en el Documento Conclusivo de Aparecida, a lo largo del capítulo IV, que lleva por título LA VOCACIÓN DE LOS DISCÍPULOS MISIONEROS A LA SANTIDAD, enfatizan la indispensable vinculación con la persona de Jesucristo: “El discípulo experimenta que la vinculación íntima con Jesús en el grupo de los suyos es participación de la Vida salida de las entrañas del Padre, es formarse para asumir su mismo estilo de vida y sus mismas motivaciones (cf Lc 6,40), correr su misma suerte y hacerse cargo de su misión de hacer nuevas todas las  cosas” (DA, 131).

                             Jesucristo, misionero del Padre, derrame la abundancia de sus bendiciones sobre todos ustedes, queridos catequistas, sobre sus familias y sus proyectos, sobre su ministerio y generosa labor y les haga sentir la alegría de su vocación y misión.

 

X Mons. Diego Rafael Padrón Sánchez

Arzobispo de Cumaná

Presidente de la Comisión Episcopal

de Pastoral Bíblica  y Catequesis

Acerca de secatmaracaibo

Arquidiócesis de Maracaibo
Esta entrada fue publicada en Arquidiocesana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s