Proyecto de la Mision Continental en Venezuela

Introducción

 

Una de las principales conclusiones de la Quinta Conferencia General del Episcopado latinoamericano y del Caribe, realizada en Aparecida, Brasil, en mayo de 2007, fue la realización de una gran misión en todo el Continente que ayude a desarrollar la dimensión misionera de la vida en Cristo, haga que cada comunidad cristiana se convierta en un poderoso centro de irradiación de la vida en Cristo, y libre a los católicos de este continente de la fatiga, la desilusión y la acomodación al ambiente (Cf. DA 362).

 

El Episcopado Venezolano ha acogido con gran alegría la realización de esta Misión, y ve en ella la posibilidad de un momento de gracia para todos los venezolanos, y una magnífica oportunidad para profundizar la aplicación de las orientaciones de esa acción conjunta y global de largo alcance que es para nuestra Iglesia el Concilio Plenario de Venezuela. En sus Documentos, “elaborados y discernidos en una clima de oración y reflexión, reafirmamos la voluntad de la Iglesia de construir el Reino de Dios en Venezuela, fomentando el compromiso de renovación espiritual, personal y comunitaria, siguiendo la dinámica de la nueva evangelización, alentando la proclamación profética del Evangelio y ofreciendo nuestro aporte eclesial a la gestación de una nueva sociedad”[1].

 

El presente Proyecto, en el cual se recogen diversas orientaciones pastorales del Concilio Plenario en clave de Misión Continental, quieren a todas las diversas instancias eclesiales de nuestro a colocarse en estado de misión permanente.[2]

 

La feliz iniciativa de la Misión Continental ha tenido su origen en la convicción que la vida cristiana se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad; se alcanza y madura a medida que se la entrega para dar vida a los otros (Cf. DA 360). Por eso, la Misión es una tarea de todos y para todos. Todos los bautizados debemos sentirnos misioneros, ya que tenemos la misión de comunicar nuestra fe, especialmente a los alejados y a los indiferentes (Cf. PPEV 96ss). En razón de ello, el dinamismo que promueve la Misión Continental debe impregnar todas las estructuras eclesiales y todos los planes pastorales de nuestras diócesis, parroquias, comunidades religiosas, movimientos e instituciones eclesiales (Cf. DA 363)

 

Tal como lo contempla las lineamientos, cada diócesis es el ámbito de realización y el sujeto principal portador de la Misión, por lo que su organización y desarrollo concreto dependerá de las condiciones propias, necesidades y planes de cada una de ellas. Allí, el Obispo como primer responsable de la Misión, debe convocar a todas las fuerzas vivas de la comunidad para este gran empeño misionero. La misión será NACIONAL y CONTINENTAL, en la medida que algunas actividades y signos compartidos, expresan y enriquecen la comunión en todas las Iglesias que peregrinamos juntas en Venezuela, en Latinoamérica y el Caribe, y nos animamos mutuamente en el esfuerzo renovador[3].

 

La Misión Continental exige, de manera particular, la participación activa y comprometida de los fieles laicos en todas las etapas del proceso. Y como la Misión Continental debe tener especial penetración en los sectores culturales, políticos y de dirigentes sociales y económicos que identifican a nuestra sociedad globalizada debemos reafirmar vigorosamente la misión peculiar y específica del laico en el mundo secular, evitando la tentación de motivar a los laicos más comprometidos con su fe, tan sólo a involucrarse en los servicios que necesita la comunidad eclesial para formarse, sostenerse y crecer.

 

La participación activa de los presbíteros y diáconos, y de los miembros de los Institutos de Vida Consagrada en la Misión Continental, como grandes colaboradores de los Pastores, será para ellos una oportunidad de renovación su consagración, y contribuirá fuertemente al despertar misionero de América Latina y del Caribe.

 

I- NATURALEZA Y FINALIDAD DE LA MISIÓN.

 

La Misión es parte constitutiva de la identidad de la Iglesia llamada por el Señor a evangelizar a todos los pueblos. La vocación propia de la Iglesia es proclamar a los hombres la persona y el mensaje de Jesús. Es decir, el anuncio de su nombre, de su doctrina, de su vida, de sus promesas y del Reino que Él nos ha conquistado a través de su misterio pascual (Cf. ICM 81)

 

Para que la Iglesia en América Latina y el Caribe crezca en ímpetu y audacia evangelizadora, es necesario el que cada uno de sus miembros sea de nuevo evangelizado y se convierta en un fiel discípulo de Jesucristo. Todos los bautizados debemos “recomenzar desde Cristo”, encontrarnos con Él, reconocerlo y seguirlo con la misma realidad y novedad, la persuasión y esperanza con que lo hicieron los primeros discípulos a las orillas del Jordán (Cf. DA 549).

 

La Misión Continental Evangelizadora en Venezuela quiere promover el encuentro con la persona y el mensaje de Jesucristo, para fortalecer las raíces de fe de nuestro pueblo y despertar su responsabilidad misionera, y hacer que todas las comunidades cristianas de nuestro país se renueven y se pongan en estado de misión permanente.

 

a) Objetivo general:

 

Invitar a todos los habitantes de Venezuela al encuentro con la persona de Jesucristo para impulsar hacia la santidad y el apostolado a los bautizados, y atraer a quienes se han alejado o no han experimentado el don de la fe.

 

b) Objetivos específicos:

1)      Proclamar con claridad y valentía a Jesucristo, como plenitud de realización humana, anunciándolo de palabra y con obras, como respuesta a los problemas que afligen a los hombres y mujeres de hoy (Cf. ECV 92a; PPEV 2.1; JBNJ 40;

2)      Fomentar una formación kerigmática, integral y permanente de todos los miembros del Pueblo de Dios que impulse una espiritualidad de la acción misionera (Cf. PPEV 168-169; CVI 84; CAT Desafío 3; IF 69.71. 73; OPD Desafío 4; CMF 146; LCV 116-125; ICM Desafío 2; PMC 96-100; ISMR 107).

3)      Promover una profunda conversión personal y pastoral de todos los agentes evangelizadores para que todos podamos recomenzar desde Cristo una vida nueva, inserta en la comunidad eclesial.(Cf. PPEV 3.2.1.1; CVI Desafío 1; CIGNS Desafío 1; DA );

4)      Lograr que las comunidades, organizaciones y asociaciones y  movimientos se pongan en estado de misión permanente, a fin de llegar hasta los alejados e indiferentes (Cf. PPEV 138-149; ICM Desafíos 3 y 4; CVI 86; VCV 116; LCV Desafío 5; JBNJ Desafío 1; OPD 128; IE Desafío 2; ISMR desafío 3)

 

 

 

II – CRITERIOS DE ACCIÓN PARA LA MISIÓN

 

a)      La conversión personal y comunitaria

 

La realización de la Misión continental Evangelizadora debe llevar consigo una  profunda renovación, tanto en las personas como en las estructuras de la Iglesia (Cf. DA 366-370).

 

Ya desde el inicio de sus trabajos, el Concilio Plenario de Venezuela nos había invitado a vivir un proceso de conversión permanente que genere vida coherente con el Evangelio, renueve la vocación misionera de todo bautizado y aliente su compromiso para transformar la realidad (Cf. PPEV Desafío 1); un proceso de conversión y reconciliación que sea signo de comunión y unidad, en una sociedad marcada por las fricciones y la división (Cf. CVI Desafío 1); un proceso de conversión y renovación espiritual, moral, intelectual y organizativa de la Iglesia en la línea un mayor compromiso en la transformación de la realidad de nuestro país (Cf. CIGNS Desafío 1).

 

Para realizar esa conversión, todos en la Iglesia, – y especialmente los agentes de pastoral debemos escuchar con atención y discernir lo que nos comunica hoy el Espíritu Santo, a través de los signos de los tiempos (Cf. DA 366); promover la espiritualidad de comunión y misión que ayude a construir comunidades eclesiales caracterizadas por una actitud de apertura, diálogo y disponibilidad para promover la corresponsabilidad y participación de todos los miembros del Pueblo de Dios (Cf. DA 368); asumir las reformas necesarias para pasar de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera (Cf. DA 370).

 

b)      La atención a los signos culturales: presencia evangelizadora e inculturación

 

Dado que la realidad social y cultural de nuestro país es muy variada y diversa, la Misión Continental Evangelizadora siendo única, debe ser al mismo tiempo diversa. Por eso es necesario estar atentos a los signos culturales de nuestra época a fin de enriquecerlos o purificarlos con la Buena Noticia del Evangelio.

 

La fe sólo es adecuadamente profesada, entendida y vivida, cuando penetra profundamente en el substrato cultural de un pueblo. Por eso, de la misma forma que nuestros antepasados, durante más de cinco siglos, lograron que la fe cristiana animara muchas de las expresiones de la vida y cultura de nuestro pueblo venezolano, nosotros debemos anunciar a Jesucristo, con valentía y espíritu profético, conociendo, evaluando y asumiendo la cultura actual y engendrando modelos culturales alternativos para la sociedad actual. Sólo así la fe cristiana podrá aparecer como realidad pertinente y significativa de salvación para nuestra gente (Cf. DA 476-480).

 

Es vasta la reflexión que el Concilio Plenario ha realizado en este sentido, especialmente en los documentos La Proclamación profética del Evangelio de Jesucristo en Venezuela (nn. 32-38; 82-90; 128-133) y Evangelización de la Cultura en Venezuela. En este sentido nos propone el Concilio “incentivar el conocimiento de las diferentes culturas presentes en Venezuela, por medio de una investigación sistemática, que permita descubrir los valores y limitaciones que se viven en ellas, y anunciar el Evangelio en las categorías y expresiones que le llegan a la gente, permiten su comprensión y favorecen su adhesión (Cf. PPEV 129).

 

c)      La renovación de la acción y organización pastoral ordinaria

 

La realización de la Misión Continental Evangelizadora será no sólo una magnífica oportunidad para presentar el mensaje evangélico a los que alejados, sino para darle un nuevo dinamismo a los planes pastorales y a las estructuras organizativas de nuestras diócesis e instituciones eclesiales. La Iglesia se evangeliza evangelizando.

 

Para realizar esta renovación, el Concilio Plenario nos ha urgido a “promover una acción pastoral más personalizada y evangelizadora que acompañe a los fieles en las diversas etapas de su vida y genere un mayor compromiso con el anuncio del Evangelio, la celebración de los sacramentos, la vivencia de la caridad y la formación de los miembros del Pueblo de Dios” (CVI 95; Cf. CAT 119). Además nos ha invitado a “promover la creación de nuevos modelos pastorales en distintas zonas territoriales de la diócesis donde se haga presente el protagonismo de los laicos que, en comunión con la jerarquía, cumplan una misión evangelizador desde sus propios carismas y ministerios” (Cf. CVI 96).

 

La renovación de cualquier instancia u organismo eclesial, – lo recuerda el Concilio Plenario-, debe hacerse contando con todos los bautizados, para lo cual será necesarios convocarlos siempre y de forma sistemática. La Misión debe ayudarnos a superar una forma de concebir la pastoral sólo dirigida  los que responden para ir en busca de la “oveja perdida” (Cf. Lc. 15,4-7). Por eso, en la organización de la Misión debemos partir de los signos de la presencia de Dios en medio de su pueblo. Debemos partir del bien que hay en cada persona y en el conjunto del grupo humano al que se dirige la proclamación del Evangelio (Cf. ICM 85-87). En este contexto, la tarea de los misioneros será “escuchar, abrir caminos, proponer metas, convocar, acompañar, revisar y confirmar en la fe, siendo los compañeros que animan con su fe, constancia y paciencia” (ICM 88).

 

La renovación no consiste en destruir o sustituir lo que existe por otra cosa, sino reorientarlo, conforme a los objetivos propuestos. Si algo debe desaparecer será fruto del proceso de crecimiento y transformación (Cf. ICM 90).

 

d)      La utilización de nuevos lenguajes y medios de comunicación

 

Al tener en cuenta para su realización la cultura actual, la Misión Continental Evangelizadora debe optimizar su uso de los medios de comunicación, ya sea para la comunicación de la fe como para fomentar el diálogo entre la Iglesia y la sociedad (Cf. DA 497). Resulta por ello muy importante hacer presente el anuncio misionero en los medios de comunicación en general, así como en los espacios virtuales, cada vez más frecuentados por las nuevas generaciones.

 

El Concilio Plenario nos ha dicho que la Iglesia al tomar cada día mayor conciencia sobre la presencia y uso de los MCS para la misión evangelizadora, ve en ellos una gran oportunidad, y por tal motivo ha dado orientaciones concretas para favorecer el uso de los MCS y los medios propios de la Iglesia (Cf. PMC Desafío 4) y formar y capacitar agentes de pastoral en comunicaciones (Cf. PMC Desafío 5), que podrían ser de gran utilidad para el desarrollo de la Misión Continental.

 


[1] CPV, Mensaje final Renovados en el Espíritu (7 de Octubre de 2006) n° 5.

[2] Idem. P. 54

[3] Cf. CELAM, La Misión Continental para una Iglesia Misionera, Presentación de Mons. Víctor Sánchez Espinosa,  Trípode, Caracas 2008, p. 6

About these ads

Acerca de secatmaracaibo

Arquidiócesis de Maracaibo
Esta entrada fue publicada en Arquidiocesana. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Proyecto de la Mision Continental en Venezuela

  1. Nerio dijo:

    Me parece muy oportuno y acertado este resumen y documento de orientacion para rodenar nuestra accion pastoral en conjunto con la iglesia universal, gracias

  2. El TEACHER dijo:

    Recomiendo otros dos criterios: e)LA RENOVACIÓN DEL CONOCIMIENTO BÍBLICO, a causa de que existen varios agentes pastorales con muy bajo perfil bíblico.f)LA RENOVACIÓN DEL CONOCIMIENTO APOLOGÉTICO.gracias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s